«Papá, no vengas»

El comportamiento de los padres “hooligan” es un modo de maltrato a los niños. 

Un niño pidiendo a su padre que no vaya a verle jugar es el contundente mensaje del nuevo vídeo de la serie #noseashooligan de la Fundació Brafa, una idea que a muchos jugadores se les pasa por la cabeza viendo el comportamiento de sus padres.

Desde la Fundació Brafa reclamamos a todos los padres y madres que se pregunten cómo actúan en los partidos de su hijo o hija y reflexionen sobre el daño que algunas acciones les pueden causar.

El deporte de base ha dejado de ser un juego de niños. Se ha normalizado que muchos padres presionen a sus hijos y les monitoricen desde la bandaEl deseo de los hijos es jugar, divertirse y aprender. El de sus padres es que ganen y sean los mejores. Este comportamiento tiene consecuencias negativas inmediatas en los hijos, como demuestran numerosos estudios internacionales.

Padres que suplantan al entrenador dando órdenes al hijo o hija durante un partido, que protestan las decisiones del árbitro insultándolo, que se enfrenan a padres de equipo rival o tienen comportamientos violentos, provocan en los jóvenes deportistas algunos de estos efectos:

•    Ansiedad y estrés que les afecta más allá del deporte.

•    Baja autoestima.

•    Aparición de comportamientos antideportivos e incluso violentos.

•    Pérdida de interés por el deporte.

•    Incrementa el riesgo de aparición de actitudes antisociales.

•    Provocan en muchos casos burn out y, como consecuencia, abandono del deporte.

Con este vídeo la Fundació Brafa pretende concienciar a los padres que el deporte de base es, por encima de todo, un juego, un espacio de aprendizaje, mejora y adquisición de valores. Como indica la protagonista, si vas a ver a tu hijo, que sea para disfrutar, animar y descansar