El caso Sadio Mané: un futbolista atípico (para bien)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La fama, el éxito o el dinero parece implicar empezar a vivir “una buena vida” o por lo menos es lo que parece que transmiten los deportistas de élite. Sin embargo, no siempre es así.

Sadio Mané, delantero del Liverpool Football Club, rompe con todos los estereotipos de la persona de éxito que está en la cima:

«¿Para qué querría diez Ferraris, veinte relojes de diamantes o dos aviones? ¿Qué harán esas cosas por mí y por el mundo? No necesito coches y casas de lujo, grandes viajes ni mucho menos aviones. Prefiero que los míos reciban un poco de lo que la vida me ha dado».

Sadio Mané colabora en la construcción de escuelas, hospitales y prorcionando ayuda humanitaria en Bambaly, una localidad de Senegal dedicada a la pesca y al cultivo del banano. 

Un buen ejemplo que quizás deberían imitar todas las «estrellas» del deporte.

Fuente: ABC